Ligar chicas italianas cobrariá nordicos

Me van a coger. Estoy en el centro de Madrid a punto de entrar en una entrevista. Soy Lola Jiménez. Estudiante de publicidad en la Universidad Rey Juan Carlos. Curiosa y viajera. Me lo sé de memoria.

Coincide. Chatea. Queda.

Cheep Snap La fila de gente se extiende por varias cuadras. Llegamos a Berghain, luego de caminar por unos terrenos destapados repletos de charcos. En uno de los pasos, los dealers acomodaron un tablón para ayudar a las personas con el pozo de lodo. Nos tambaleamos sobre la leña y nos ofrecen varias drogas. El hombre vestido con camiseta, tenis y gorra blanca, y unas manillas cheat los colores de la bandera africana, camina con nosotros hasta la alineación. Gracias —le contesto y añado-: alone tenía curiosidad por saber el importe. Deme 40 euros — dice rebajando el precio en un segundo. Adelante de nosotros, en la fila, una pareja de hombres italianos escucha la fallida transacción.

EL ESPAÑOL

El Ayuntamiento de la capital rusa puso en marcha este servicio entratando de abarcar una demanda que desde hace años cubren empresas privadas que ofrecen por todo el país hombres jóvenes y fuertes con conocimientos técnicos, capaces de colocar estanterías o arreglar un grifo. Las amplias libertades de las que disfruta su generación todavía tienen que acomodarse en una sociedad que sigue siendo muy tradicional, estableciendo roles diferenciados para ellos y ellas. Levante estereotipo cobra vida con crudeza a diario en las ciudades rusas: mujeres empujando el carrito del supermercado cheat tacones imposibles, minifaldas a 25 grados bajo cero, salones de belleza en cada calle y retoques estéticos generalizados antes de cumplir los 30 abriles. En Rusia una mujer es su aspecto, con muchos menos matices que en Europa. El sexismo se manifiesta sin críticas ni pudor alguno. El año pasado Rusia seleccionó a seis mujeres astronauta para recrear las condiciones de aislamiento de una base astral.


431432433434435436437438439