Y conocer a normal

La belleza en la edad madura Dicen que la vida tiene esa manía de no quedarse quieta. De la inocencia de la infancia pasamos al carrusel de emociones de la adolescencia y de ahí, a la inseguridad de los 20 y a la madurez de los Y es que con la llegada de los 50 todo cambia. Y de pronto, casi sin darnos cuenta, nos plantamos en la década de los 50 con las mismas ganas de hacer cosas, el mismo entusiasmo, los mismos deseos de vivir… pero, con menos tiempo. Muchas mujeres se dan cuenta entonces de que los años ha pasado casi sin darse cuenta. Para una mujer, cumplir 50 años es como subirse en una montaña rusa, pero sin cinturón. Y así, con esta amalgama de sentimientos, la mujer hace su entrada triunfal, de la mano de la menopausia, en el final de su época fértil. Ahora, sin embargo, las cosas son muy diferentes. Con el retraso de la maternidad, un elevado porcentaje de mujeres cumplen los 50 con niños adolescentes, por lo que se ven obligadas a lidiar con todos los cambios en sus mentes y en sus cuerpos, sin ese sosiego de la que disfrutaban las mujeres hace unas décadas.

No soy nada superficial

Empero eso no es impedimento para que quieran por fin conocer a su media naranja Foto: iStock. Si llevas mucho tiempo sin estar con nada, es probable que se te quiten las ganas de salir. O perfectamente tampoco quieras, ya que vivimos en una sociedad que aborrece la bloqueo y que siempre ha de aferrrase ocupada, ya sea con trabajos o parejas. Es divorciada y trabaja como jefa de oficina en una administración de construcción.

Conoce gente nueva en tu zona

Noticiario Telemundo Seis reglas para encontrar el amor después de los 50 De acuerdo a los resultados de la encuesta Estos son los 50 del programa TODAY, sólo el 18 por ciento de las personas solteras en sus 50 años dijeron que estaban saliendo con alguien. Manos sudadas. Encuentro incómoda. Posiblemente te habían puesto un límite de tiempo.

Y conocer a esa mujer como

Descubre noticias para ti

Y deciden concretar la primera salida después de cinco días de conversación. En esa primera cita, la mayoría se junta a tomar un café. En el caso de Mariana Flores y Gustavo Sprei, la primera salida fue a comer pizza, pero en lugar de cinco días esperaron un añada y medio tras aquel primer ósculo virtual. Hasta que un día, ella me mandó un mensaje.


106710681069107010711072107310741075